HUMANIDAD

El sacerdote al que Einstein aplaudió de pie

Por lo general, la ciencia y fe no suelen llevarse demasiado bien pero hay excepciones, como la del científico y sacerdote católico belga Georges Lemaître. Sus estudios y descubrimientos lo llevaron a ser conocido como “el padre del Big Bang”, que intentaba demostrar  que el universo observable comenzó con una explosión de una sola partícula

Lo llamativo es que, sin renunciar a su fe católica, Lemaître habló de un pasado infinito pero sin entrar en contradicción con sus creencias sobre un Dios creador del mundo. La teoría, que ahora es ampliamente aceptada, apareció por primera vez en 1931 en uno de los trabajos académicos de Lemaître y fue un importante salto de la ortodoxia de la época.

Nacido el 17 de julio de 1894 en Bélgica, inicialmente comenzó a estudiar ingeniería civil. Sin embargo, sus actividades académicas se suspendieron mientras servía en el ejército belga durante la Primera Guerra Mundial.  

Luego, estudió física, matemáticas y también se ordenó como sacerdote. En 1923 se convirtió en un estudiante graduado en la Universidad de Cambridge antes de ir a estudiar en Harvard y en el Instituto de Tecnología de Massachusetts.

En 1933 en el Instituto de Tecnología de California, algunos de los mejores científicos de la época de todo el mundo se reunieron para escuchar una serie de conferencias. Después de que Lemaître pronunciara su conferencia y desarrollara su teoría, Albert Einstein se puso de pie y dijo que era la explicación más bella y satisfactoria de la creación a la que alguna vez hubiera escuchado.


Fuente: Independent

Imagen: Shutterstock