LA REBELIÓN DE LOS BÁRBAROS

¿De dónde viene la palabra “bárbaro”?

La palabra "bárbaro" se originó en la Antigua Grecia, y fue utilizada inicialmente para describir a todos los pueblos de habla no-griega, incluyendo a los persas, egipcios, fenicios y medos. La antigua palabra griega "bárbaros", de la cual deriva, significaba "hablador", y fue onomatopéyica: en el oído griego, los hablantes de una lengua extranjera hacían sonidos ininteligibles ("bar, bar, bar"). Palabras similares existen en otros idiomas indo-europeos, entre ellos el sánscrito "barbara", que significa "tartamudeo".

Fueron los antiguos romanos, quienes por la definición original eran bárbaros, quienes transformaron por primera vez el uso del término. Ya con el Imperio Romano establecido, la palabra "bárbaro" llegó a referirse a todos los extranjeros que carecían de tradiciones griegas y romanas, especialmente las diversas tribus y ejércitos ejerciendo presión sobre las fronteras de Roma. Nunca hubo un solo grupo bárbaro unido, y muchas de las diferentes tribus -incluyendo a los godos, vándalos, sajones, hunos, pictos y muchas alianzas más- fueron cambiando sus entramados a lo largo de los años o lucharon junto a las fuerzas romanas contra otros ejércitos bárbaros. Estudiosos posteriores expandirían este uso de la palabra al escribir sobre los ataques a las culturas consideradas "civilizaciones" (ya sea la antigua China o la antigua Roma) por parte de enemigos externos que no comparten tradiciones o la estructura de la civilización.

Hoy en día, el adjetivo "bárbaro" es comúnmente utilizado para describir un acto que es brutal o cruel al punto del salvajismo, o bien primitivo e incivilizado (o todo lo anterior), mientras que un "bárbaro" es una persona que comete tales actos o muestra tales características. Esta definición más general -y explícitamente negativa-, al ser comparada con el significado griego o romano de la palabra, ilustra claramente hasta qué punto "bárbaro" se ha alejado de sus raíces antiguas.

 

 

 


Fuente: Sarah Pruitt

Imagen: De Francisco de Goya - Dominio público, vía Wikimedia Commons